28 junio 2010

ACUERDO POR EL CAMBIO Y EL RESCATE DE TLAXCALA

Desde el inicio de mi campaña abanderé la causa del cambio para evitar no sólo el estancamiento sino también el peligro de que nuestro estado regresara a viejos tiempos ya superados. Por esa razón es que enarbolé un programa de gobierno viable y necesario que atiende rezagos, combate injusticias, erradica la corrupción, se obliga con la transparencia y la rendición de cuentas, impulsa el desarrollo y retoma el camino hoy extraviado de la democratización.

Para garantizar dichos cambios, para que no se queden en buenos deseos ni en simples volantes de campaña, es preciso unir fuerzas y sumar esfuerzos. Además, es una necesidad, no sólo de Tlaxcala sino del país en su conjunto, cerrar la puerta a la regresión autoritaria y no permitir que en lugar de caminar hacia delante, se haga hacia atrás.


Como es del dominio público, los partidos que integran el DIA (PRD, PT y Convergencia)  han conformado diversas alianzas con el PAN con el objetivo precisamente de impulsar cambios mediante la integración de gobiernos compartidos que lleven a cabo la indispensable transición democrática en esas entidades y una política económica y social que impulse el crecimiento económico y enfrente efectivamente el problema de la pobreza y la marginación.

Amigas y amigos:

El día de hoy tomo una de las decisiones más importantes de mi vida. He puesto mis ideas, mis sentimientos, mis convicciones y mis recursos a favor de un anhelo, de ese sueño compartido de hacer de Tlaxcala un estado más justo y mejor para sus habitantes.

Ante el dilema de mantener una posición irreductible y puramente testimonial o de incidir en el futuro de mi estado consiguiendo la adopción del programa de gobierno que enarbolé en la campaña y asumir, en conjunto con los partidos que me apoyaron, en una experiencia inédita la corresponsabilidad de la conducción del gobierno del estado, opto por esto último, por hacer del discurso y las propuestas una realidad para beneficio de los tlaxcaltecas.

Entiendo que no estoy ante el fin del camino sino que se trata de una etapa más de una lucha que continuaré dando mientras tenga pulso y aliento. Soy una mujer que construye y no ceja hasta lograr sus objetivos. Por eso seguiré denunciando injusticias, organizándome con la gente y haciendo propuestas para resolver sus problemas. Mi compromiso por el cambio está más vivo que nunca y sabré honrarlo con mis ideas, mi palabra y mis acciones, como siempre lo hecho a lo largo de los años.

Se trata de una decisión de conciencia. En lugar de caer en el egoísmo y cuidar una imagen de superioridad moral por mantenerse inmóvil e incontaminada, asumo el riesgo de tomar acuerdos por el bien colectivo. Tengo firmes mis principios y convicciones y soy mujer de partido. Considero que la libertad, la justicia y la democracia en México siguen siendo objetivos vigentes y apremiantes que mantengo con toda mi pasión.

Diversas mediciones indican la necesidad de unir fuerzas para garantizar los cambios y evitar el retorno de lo peor. Sería una irresponsabilidad no orientar la definición de la contienda y desperdiciar la oportunidad de asegurar avances importantes a favor de los tlaxcaltecas. 

Vamos por un cambio generacional que facilite los demás cambios. Por eso es que llamamos, a partir de suscribir un acuerdo programático, a votar por Adriana Dávila el próximo 4 de julio.

Dicho acuerdo compromete a la próxima administración a llevar a cabo las partes sustantivas y más importantes de nuestro programa de gobierno. Se trata no sólo de asumir compromisos de políticas públicas sino de cogobernar, es decir, de establecer un gobierno de coalición para bien de los tlaxcaltecas, lo cual será, sin duda, la mejor garantía de que serán cumplidos.

El relevo generacional que significará la llegada de una mujer joven al gobierno del estado abrirá las puertas del cambio en los diversos ámbitos. Es tiempo de innovar y buscar nuevas y creativas soluciones a problemas viejos que los viejos políticos no han sido capaces de resolver.

Insisto en que el acuerdo de cogobierno e implementación de nuestro programa para sumar fuerzas con Adriana Dávila, no es por la continuidad sino por el cambio que proponemos. Esa es la razón por la que, en concordancia con la política nacional de los partidos que me apoyan, he decidido suscribirlo.


La razón de ser de la izquierda es transformar las condiciones de injusticia del pueblo para ir construyendo una sociedad más justa, libre y democrática. Esa convicción que también es mi pasión, es lo que explica que sumemos fuerzas para impedir la regresión e impulsar un futuro mejor para Tlaxcala.

Le agradezco su atención y le envío un abrazo.
MINERVA HERNÁNDEZ RAMOS

3 COMENTARIOS:

Anónimo dijo...

soy perredista y voy a votar junto con mi familia por mariano... Traidora

Anónimo dijo...

hablando de traiciones. el burro hablando de orejas

Anónimo dijo...

AL P.R.D LO VENDIO TODO EL EQUIPO DEL SINVERGUENZA DE CHUCHO EL ROTO"PRDON DE JESUS ORTEGA. TRAIDOR Y COCHINO.COVERTIDO EN TAPETE DE FELIPE DE JESUS CALDERON HINOJOSA.

Entradas populares

Directorio

Bolsa de Trabajo

 

Vistas a la página totales

Santoral

Horóscopo

Share

Ads Banner