08 diciembre 2016

Luis Enrique "El Penco"

Tlaxco no cuenta con una tradición taurina para presumir, a pesar de que fue en estos lares donde se instalaron las primeras ganaderías de toro bravo en América y actualmente cuenta con el mayor número en el Estado de Tlaxcala.
Pero esto no ha evitado que los tlaxquenses sientan pasión por este tipo de actividades, pues de acá han surgido importantes ganaderías, toreros y toros, destacan nombres como Rancho Seco, "Zotoluco" y "Pajarito".
Hoy en día los resultados no son tan pobres, pues se habla de Gerardo Rivera, novillero de renombre, y Luis Enrique "Penco" Rodríguez Mejorada, joven tlaxquense que inicia su labor dentro de la tauromaquia.
Éste, mejor conocido como "Kike" o "Iluzko", muchacho que también es un joven charro, se aventuró al enfrentamiento con los toros desde niño, en diferentes tientas y haciendas del estado, logrando posicionarse ahora como una promesa del toreo.
"El Penco" se encuentra ahora en un encuentro de Vacadas en Puerto Morelos, Quintana Roo, donde representa a Tlaxco y buscará el triunfo.
Las aventuras que ha pasado este muchacho para llegar adonde está, han sido muchas, desde grandes sacrificios hasta vivencias poco creíbles, pero que lo han colocado como una promesa en los ruedos taurinos.
Después de estar en ese bello y paradisíaco estado, se irá al estado de Oaxaca, a jugarle otra vez a la suerte en otro encuentro de vacas, para después buscar el título de Novillero, que es la antesala al de Matador.
¡Enhorabuena, Kike!
   Foto tomada del muro de Luis Enrique Rodríguez Mejorada

27 noviembre 2016

Premian a un Tlaxquense por su Labor en la Crianza de Conejos

Jorge Luis Huerta, de Tecomalucan, Tlaxco, Tlax. fue premiado por su labor en la crianza de conejos y en el aprovechamiento de todos los derivados que de esto salen.
Durante años este empresario ha consolidado su trabajo, haciendo que la comercialización de estos animales ofrezca empleo a muchas personas de Tlaxco.

Video enlace del Sistema de Noticias de Tlaxcala

25 noviembre 2016

Once Aniversario

Carro Gris

Sirva esto para remediar los males y perjudicar los bienes. Sirva esto para celebrar once años de la candente Revista Virtual "Carro Gris", que ha exhibido lo más que se puede de Tlaxco, Tlax., y de la región; que ha soñado en algo mejor y lo ha logrado, pues la cultura es mirada desde otro lado, sobre todo desde el histórico y humanitario.
Gracias a los lectores, quienes con gran celo nos acompañan y consultan esta pequeña revista local. Tan pequeña que ha molestado a gobernadores y enfrascado a presidentes municipales.
Son 11 años de crítica y textos, de recuerdos y anécdotas, de añoranzas que en el tiempo se tornan sueños incumplidos o hechos por mejorar.
Lo hago desde este facebook, mi facebook personal, porque un recuerdo de esos que te llegan me hizo escribir sobre el aniversario de esta página representativa de los medios de comunicación para este municipio del norte de Tlaxcala.
Agradezco a todos y espero sus colaboraciones, porque Carro Gris está pasando por hambre de crítica y palabras de sano esparcimiento.


24 noviembre 2016

Reportaje sobre la Producción de Pulque en Xochuca


Reportaje de El Universal sobre la producción de Pulque en la Hacienda de Xochuca, de Don Guillermo Ramírez, dueño de este emblemático lugar.


16 noviembre 2016

Primer Cabalgata Por la Paz


08 noviembre 2016

La última entrevista con Pancho Villa

POR IGNACIO SOLARES

A lo largo de sus cien años de existencia, EL UNIVERSAL, ha sido testigo privilegiado de la historia del país y del mundo. A través de sus páginas nos hemos enterado de las noticias y los acontecimientos que han forjado el rostro de la humanidad durante cien años. Pero EL UNIVERSAL no sólo ha sido testigo sino también ha sido partícipe de la historia de México. Sus reportajes, entrevistas y crónicas exclusivas han modificado el curso del devenir histórico influyendo en la opinión pública y en las decisiones de los actores políticos, a veces en formas insospechadas.

Es el caso del reportaje realizado por el periodista Regino Hernández Llergo en la hacienda del general Francisco Villa en Canutillo, Durango, y que fue publicado con gran despliegue de texto e imágenes a lo largo de una semana —del 12 al 18 de junio de 1922—en las páginas de EL UNIVERSAL. Se trata de un documento histórico indispensable para entender la vida de un hombre fundamental del movimiento revolucionario de principios del siglo XX en México, sobre todo si tenemos en cuenta que el Centauro del Norte sería asesinado apenas 13 meses después. ¿Cuánto contribuyó esta entrevista a su desenlace fatal?

Es probable que a ningún otro general revolucionario —salvo los que alcanzaron la Presidencia de la República— se le haya dado un tratamiento tan destacado en un diario tan importante como a Villa. Y no era para menos: para entonces era ya una leyenda viviente y seguía siendo temido por sus compañeros de armas en el poder. Aunque se había retirado a la vida privada para ejercer como un simple agricultor, Villa era visto como un factor de poder real y de riesgo para el aún frágil equilibrio político que buscaba consolidar el grupo encabezado por Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.

El reportaje de EL UNIVERSAL nos muestra un Francisco Villa casi irreconocible, alejado del imaginario popular en el que lo han situado tanto sus partidarios como sus detractores: ya no es el bandolero que se convierte en uno de los principales caudillos militares de la Revolución; ya no es el guerrillero que realizó la única incursión militar que ha sufrido Estados Unidos en su propio territorio, luego de atacar Columbus, Nuevo México, y eludir la persecución de Pershing; tampoco es ya Pancho Villa el macho violento. Busca acercarse más bien a la imagen más apacible de amigo y bienhechor de los pobres, los campesinos y los desamparados.

Para entender la trascendencia del reportaje de Hernández Llergo en EL UNIVERSAL hay que ubicarla en el contexto en el que se realizó dicho trabajo periodístico.

El 28 de julio de 1920 Pancho Villa firmó su acta de rendición con el gobierno y depuso las armas para retirarse a la vida privada. Le entregaron la hacienda de Canutillo, donde debería tener su residencia y le permitieron tener una escolta de 50 hombres armados con sueldos a cargo de la Secretaría de Guerra.

Durante los dos primeros años que pasó en Canutillo, no hay evidencias de que Villa participara abiertamente en la política nacional, regional o local. Durante todo ese tiempo, trató de llevar relaciones en buenos términos con el gobierno, sobre todo con Obregón, a quien mandaba a felicitar en sus cumpleaños y le envíaba notas aclaratorias cuando algún periódico le atribuía que andaba metiendo la cuchara en asuntos políticos. Desde luego, no faltaron los rumores calumniosos de que Villa había recibido la hacienda y un millón de pesos por rendirse.

Con quien sí estableció una relación más cordial, y hasta podría decirse que cercana y muy abierta, fue con Adolfo de la Huerta, que terminó siendo ministro de Hacienda en el gobierno de Obregón. La cercanía con De la Huerta debió tener nerviosos a Obregón, pero sobre todo a Calles. Por otro lado, hay que tener en cuenta que, a pesar de sus intenciones manifiestas de no participar abiertamente en política, Villa seguía actuando como un evidente factor de poder, no sólo local sino nacional, habida cuenta de su gran popularidad, como lo reveló luego una encuesta de EL UNIVERSAL sobre quién podría ser el sucesor de Obregón: Carlos B. Zetina tuvo 142,872 votos; De la Huerta 139,965; Calles 84,129 y Villa 77,854.

Su gran influencia política la demostró aún más con el asunto de McQuatters y las tierras de los Terrazas en Chihuahua, que para Friedrich Katz, el gran biógrafo de Villa, “pudo ser la causa de su muerte”.

A pesar de que la justicia agraria fue una de las banderas enarboladas por los revolucionarios, en la tierra de Francisco Villa no fue posible aplicarla debido al poder de la familia Terrazas, grandes terratenientes a los que Villa había desafiado abiertamente. La promesa de la expropiación de sus propiedades y el posterior reparto entre los campesinos había sido una de las banderas principales que le habían dado gran popularidad a Villa. En 1916 se ratificó el decreto expropiatorio, pero para 1920 Carranza dio marcha atrás. Al llegar al poder Obregón, la demanda campesina de repartición de tierras en Chihuahua era cada vez más fuerte, pero políticamente no podía hacerlo. Estaba entre dos fuegos, así que se sacó de la manga una estratagema para usar, prácticamente como prestanombres, a un rico empresario minero estadunidense llamado A. J. McQuatters, quien compraría todas las propiedades de los Terrazas y luego firmaría un contrato con el gobierno mexicano para venderle en abonos las tierras y las haciendas a los campesinos y trabajadores —eso en la letra, porque en la realidad los beneficiarios resultarían empresarios y amigos ligados al gobernador Ignacio Enríquez, principal interesado en el proyecto—, entre otros compromisos.

Al saberse el proyecto, de inmediato se levantó una oleada de descontento. Como cuenta Katz, Villa envió una carta a Obregón el 12 de marzo de 1922 en la que manifestaba abiertamente su oposición al contrato de McQuatters, pues lo consideraba “una conspiración de sus tres mayores enemigos: el clan Terrazas, los estadounidenses y el gobernador Enríquez”. Le dijo que McQuatters “no es sino un fiel servidor de los altos funcionarios de Norte América, y ya comprendiéndolo el pueblo mexicano, es posiblemente el primer paso para una decadencia en el gobierno de su muy digno cargo, y creo que tal mal bien vale la pena de ver de ponerle inmediato remedio”. Obregón le contestó que coincidía por completo con él. Calles tampoco estaba muy de acuerdo con el contrato de McQuatters y lo había vetado, así que, finalmente, Obregón reculó y a los pocos días decretó la expropiación de las tierras de los Terrazas para que fueran repartidas entre los campesinos de Chihuahua. Obviamente, tanto los norteamericanos, Terrazas y Enríquez pusieron el grito en el cielo, pero ante los hechos consumados no tuvieron nada más que hacer que apechugar… aparentemente.

Al gobierno de Obregón le interesaba saber qué se traía Villa entre manos. Lograr que se diera marcha atrás al contrato de McQuatters fue una evidente demostración de fuerza. Había que hacer que Villa asomara la cabeza y mostrara sus cartas. Y lo lograron con la entrevista de Hernández Llergo. Como bien señala Katz, una de las características del temperamento de Villa, que solía contribuir a sus derrotas, era el exceso de confianza que le inspiraban sus victorias. Quizá por eso, ya encarrerado, Villa habló de más en la entrevista y ese fue el principio del fin.

EL UNIVERSAL tenía fuertes vínculos con el gobierno de Obregón y le facilitó los contactos para llegar a Villa, que seguía reticente a hablar con la prensa. Obviamente el gobierno esperaba que Villa repitiera en su entrevista con Hernández Llergo lo que constantemente decía en sus cartas a Obregón: que lo único que le interesaba era su hacienda de Canutillo, sus negocios y sus asuntos familiares, y que de ningún modo participaría en política.

Villa deja muy claro que su promesa de no participar en política es sólo mientras Obregón esté en la presidencia (“Muchos de esos políticos de petate han ido a decirle a Álvaro Obregón que yo quiero rebelarme y no es cierto. ¡Déjense de chismes!”), pero admite que luego bien podría lanzarse de candidato a gobernador de Durango: “De muchas partes de la república, de muchos distritos de Durango me han enviado cartas y comisiones ofreciéndome mi candidatura, y pidiéndome autorización para trabajar en mi favor… Pero yo les he dicho que se esperen… que no muevan ese asunto por ahora. Les he manifestado que en los arreglos que hice cuando me arreglé con el gobierno, había dado mi palabra de que yo no me metería en asuntos de política durante el periodo del general Obregón… y estoy dispuesto a cumplir con mi palabra… A todos mis amigos les he dicho lo mismo: que esperen, que cuando menos lo piensen llegará la oportunidad… ¡entonces será otra cosa”.

Aclara que en realidad lo de la candidatura para gobernador de Durango, no tiene mucha importancia para él en estos momentos, pero eso demostraría su gran popularidad, “el gran partido que tengo… ¡tengo mucho pueblo, señor!… Mi raza me quiere mucho; yo tengo amigos en todas las capas sociales, ricos, pobres, cultos, ignorantes… ¡Uh, señor, si yo creo que nadie tiene ahora el partido que tiene Francisco Villa!… Por eso me temen los políticos…, me tienen miedo, porque saben que el día que yo me lance a la lucha, ¡uh, señor!… ¡los aplastaría!”. Y remata, contundente: “Yo, señores, soy un soldado de verdad. Yo puedo movilizar cuarenta mil hombres en cuarenta minutos”.

Rota ya la promesa de no hablar de política, Hernández Llergo le pregunta su opinión por los candidatos punteros: de “Fito” —a tal grado era la confianza que tenía a De la Huerta— dijo que era “un muy buen hombre y que los defectos que tenía se debían a su excesiva bondad… Fito es una buena persona, muy inteligente, y no sería un mal presidente de la república…” De Calles opina que “tiene muchas buenas cualidades, pero también, como todos los hombres, algunos defectos. Su punto de vista político, según creo yo, es resolver el problema obrero a base de radicalismo”.

Entonces Hernández Llergo le dice que él tiene muchos votos. Villa señala que podría tener más si no “hubiera partidarios míos que están silenciados”. No obstante, se descarta para ocupar la silla, pues “yo sé bien que soy inculto…, hay que dejar eso para los que están mejor preparados”.

No está claro lo que pretendía Villa en esa entrevista. Quizá, en efecto, quisiera inclinar la balanza en favor de De la Huerta. No obstante, cuando este, once meses después de la entrevista, le pidió que apoyara la candidatura de Calles, Villa se decepcionó de Fito y se inclinó por Raúl Madero. Se dice —como consigna Friedrich Katz en su magna biografía— que el propio Calles se reunió con Villa y que le pidió su apoyo, pero a la pregunta directa de Calles: “¿Puedo contar contigo?”, Villa respondió: “Eso depende… Ya sabes, si estás con la justicia y con la mayoría del pueblo, sí. Si no, ¡pos no!”.

En alguna ocasión, Villa le dijo a Felipe Ángeles: “Yo soy hombre que vino al mundo para atacar, general, no para atrincherarse y esperar, aunque no siempre mis ataques me deparen la victoria. Y si por atacar hoy me derrotan, tenga plena seguridad que atacaré mañana y ganaré”.

Ese el 20 de julio de 1923, 13 meses después de la entrevista que le hizo Regino Hernández Llergo en EL UNIVERSAL, en la esquina de Juárez y Barreda, en la ciudad de Parral, Chihuahua, no sólo lo derrotaron sino que lo mataron.

FOTO:  Regino Hernández Llergo, Una semana con Francisco Villa en Canutillo, México, FCE-EL UNIVERSAL, 2016. / Especial
http://confabulario.eluniversal.com.mx/la-ultima-entrevista-con-pancho-villa/

29 octubre 2016

ECONOFARMAS 2000

Estaba el buen Martin
Consultando a la calaca
Allá en Econofarmas
Y la encontraba muy flaca.

Mira huesuda hazte la idea
Así vas a quedar de flaca
No insistas tú ya está parca
Yo no hago milagros solo doy ideas

Don Martincito si usted no me engorda
En un mes me lo voy a llevar de un susto
¿ó me engorda unos kilitos o me lo voy a llevar?
Y me voy hacer la sorda.

La huesuda ya enojada
Viendo que nada sacaba
Dijo a Don Martin
A tus Chivas yo encumbre
Y al América tire
No te olvides de mi Perbirtin
O también te llevare

Pobre de don Martincito
La muerte lo anda buscando
Tratando de no a asustarlo
Hoy lo sigue apoyando

Cuando Don Martin la miro
Enfrente de Econofarmas
La parca le susurra
Te llevo a ti o al de las barbas.

Don Martin o el de las barbas
Viendo a la parca vestida
Los dos salieron corriendo
Saltándose hasta las bardas..

Hoy Don Martin ya descansa
De otorgar tanto descuento
Y la gente se pregunta
El descuento es puro cuento

La gente llora su muerte
Pues ya no habrá más descuento
Y al barbas solo le importa
Ver crecer a su suerte.

Por Anónimo


Calavera Uno

Al Palacio llego la muerte
Al Presidente a buscar
Al parecer tuvo suerte
Tranzando lo fue a encontrar

Por favor flaca no me lleves
Sé que soy el elegido
No creas que me conmueves
Ya no eres el protegido

Dame chance no seas gacha
Si quieres te hago el favor
Contigo ni una garnacha
Ni aunque estuviera de humor

Solo un chance te voy a dar
Para que saldes tus delitos
Me deberás de contar
Tus tres robos favoritos

Ya por todos es sabido
Por qué a todos nos fregó
Su avaricia había exhibido
la muerte no perdonó

Un buen castigo divino
La parca le preparó
A este presidente cretino
Con la prole lo mandó

No le dieron difusión
Y su muerte ni se supo
Pues al meterlo al cajón
Su dinero no le cupo.

El pueblo ni le lloró
Solo alguno que otro idiota
Y algún lambiscón
Ahora busca otro idiota

Por Anónimo


27 octubre 2016

José Heriberto García Ordoñez, Regidor

Muy feliz al camposanto
La muerte se ha llevado
A un regidor muy joven
Que su sueño fue logrado

Jose Heriberto ganó
Por su respuesta a los jóvenes
a la gente de su pueblo
Como su representante

La parca se lo ha llevado
Y hoy la gente le reclama
No te manchaste las manos
Ya que nuestro regidor
Nunca cuentas ha entregado

José Heriberto descansa
y su pueblo ya le lloran
porque Heriberto no les cumplió
lo que se comprometió.

El regidor quiso ser líder
Pero se le apareció la flaca
Queriendo ser dirigente
De causas no tan decentes.

Pero lo que Heriberto no esperaba
Que la muerte le rondaba
Y por traicionar al pueblo
La facturaba le cobraba

Hoy muere de un coraje
Que la gente le hizo pasar
Ya que hasta a un transeunte
Su madre le fue a mentar

Arguyéndole que éste
lo pretendió extorsionar
y así se acaba la historia
de un político inmoral
que hasta en su tumba
ni las flores
lo quieren cobijar
porque temen que éste
se las vaya a mentar

Por Anónimo


ROBERTO ZAMORA GRACIA

Ando buscando a un sangrón
Le dijo la muerte un día
Para llevarlo al panteón
A quien cumplió por un día

La parca llegó al congreso
Y a Roberto se encontró
Le dijo vengo por ti
Y no te hagas el rogón
Porque ya estás en mi lista
Y te llevaré por raton

Porque allá en nuestro Tlaxco
Tu gente se la buscado
A otro legislador
Que tu trabajo ha copiado

Por eso vente conmigo
Porque tú si estas presente
En los eventos sociales
Apoyando a la gente.

A Roberto se lo lleva
La calaca prieta y fea
De volada al panteón

Y el pueblo ya le llora
A ese legislador
Que su único defecto
Es haber sido traidor

Por Anónimo


Regidores

Una noche en reunión
Estaban los regidores
Votando en plena sesión
Buscando más seguidores.

En eso llega la parca
Que ya por ellos iba
Para llevarlos al panteón
Y no dejar ni uno cerca.

El regidor del Peñón
Se murió trabaje y trabaje
Porque dizque el secretario
La mató de un coraje

Hoy el regidor descansa
Y el pueblo le lleva flores
Pero se lleva en el alma
Coraje con un tal Flores

Hoy el peñón está de luto
Pues ha muerto un personaje
De esos que se dan en maceta
Y se venden en remate

Por Anónimo


JORGE RIVERA SOSA

Presidente Municipal de Tlaxco
Toquen Mariachis toquen , no dejen de tocar
Porque se ha muerto un alcalde
Que al Tlaxco nunca quiso ayudar

Jorge Rivera Sosa
Presidente Municipal
A un grupo de trabajadores
Sus medicamentos no quiso pagar

La huesuda a empujones
Al panteón lo va llevando
Cuando cruzaba una huerta
Infestada de llorones.

Ya se murió Jorgito
Y se le acabo su sueño
De que en el año 2016
De otro hueso fuera dueño.

Hoy la huesuda se afana
De enterrarlo muy profundo
Ya que hasta su sobrina
Hace alarde de su fama.

Por Anónimo


PARA DON ROBERTO ZAMORA, NUESTRO DISTINGUIDO DIPUTADO LOCAL

VESTIDO IMPECABLEMENTE
MUCHA POLILLA CAUSASTE
PARA QUE TE RESBALARAS
TE NOMBRARON PRESIDENTE
NO TE AGRADECIERON NADA
AQUELLOS TUS PARIENTES QUE AYUDASTE
TU LOS APOYASTE EN TODO
Y HAS TIRADO MUCHAS HABLADAS


AHORA QUE ERES DIPUTADO
POR LO BIEN QUE ENGAÑASTE
A QUIEN CONFIO EN TU DISCURSO GASTADO
YA TE TOMARON EN CUENTA
SUBISTE Y BAJASTE SIN GLORIA
HOY ENTERRASTE A TU PUEBLO
TU PERIODO QUE DESASTRE.

PERO COMO BUEN POLITICO
SIEMPRE CONTAREMOS CONTIGO
MAÑANA SERA EN OTRA PARTE
DONDE TE DARAN UN HUESO
UNA VEZ QUE TE ACOMODES
NO HAY BOLETO PARA TU REGRESO

LA HUESUDA YA CANSADA DE TANTA POLITIQUERIA
TE HA METIDO EN UNA TUMBA
JUNTO CON TU PALABRERIA
AHORA YACES BIEN FRIO
EN ESE CONGRESO TAN FRIO
SOLO RATAS Y MAS RATAS
ACUDEN A VISITAR TU TUMBA
LLORAN TU PARTIDO
NO HABRA UN NUEVO HUESO

Por Anónimo


LIC. ANABEL MENDEZ DORANTES, SINDICO MUNICIPAL

SE VE PASEANDO EN EL PARQUE
A LA PARCA HORRORIZADA
BUSCANDO EN SU OFICINA
A LA SINDICO QUE ANDA BIEN FORRADA

LA PARCA VE EN SUS MANOS LA CUENTA MUNICIPAL
FACTURAS, RECIBOS Y CONTRATOS QUE FATAL
CON ELLOS LA COMISIÓN DE HACIENDA
NUNCA LOS PUDO PROCESAR

YA QUE EL ALCALDE JORGITO
SU CABEZA PUDO COMPRAR
PERO LLEGO LA MUERTE
Y TODO LO HECHO HACIA ATRÁS

HOY DESCANSA ANABEL
EN EL PANTEÓN MUNICIPAL
AHORA LOS PRESIDENTES
TRISTES LE LLEVAN FLORES
PUES COMO SINDICO MALORA
YA MURIÓ DE LOS ARDORES
Y ESTA MAÑANA NADIE LE LLORA


YA MURIÓ ANABEL
FALLECIO DE DEPRESION
PUES DON JORGE PROMETIO
DE TODO DARLE UN TOSTON

LA PARCA NO LA PERDONA
LA UNDE EN LA TUMBA POR DESPIADADA
POR TANTO CHIVO BRINCAR
ALLÁ POR LA ALBORADA.

LA PARCA LE MANDA UNA SEÑAL
MIRA ANABEL YA NO LLORES
DEJA EL PUESTO A OTRA MUJER
OTRA QUE SI TENGA CALZONES

Por Anónimo


PARA DON JORGE RIVERA SOSA

LA CATRINA LLEGO A TLAXCO
Y A DON JORGE SE LLEVO
TE LLEVO POR MAL GOBERNANTE
Y TAMBIÉN POR TUNANTE

CATRINA NO ME LLEVES
TE PROMETO NO ROBAR
PERO LA CATRINA CONTESTA
TE CONOZCO NO ME TIENTES
DUDO DEJES DE ROBAR

EL CAMBIO ES NUESTRO DIJISTE
JUNTO CON TU PARTIDO EN PAN
CON ROBARTO PACTASTE
DEJAR AL PUEBLO SIN PAN

HOY LA HUESUDA LO LLEVA AL PANTEÓN
Y EN LA TUMBA LLORA LA GENTE
POR QUE NI UNA OBRA DEJO
TODO SE LLEVO AL PANTEÓN

Por Anónimo

A NUESTRO FLAMANTE PRESIDENTE MUNICIPAL

YA MURIÓ DON JORGITO
YA LO LLEVAN A ENTERRAR
AL PRINCIPIO FUE AMIGO DE TODOS
Y HOY AL FIN TERMINA YA.

EN SU TUMBA SE ESCRIBE
CON AFECTO MUY SINCERO
AQUÍ DESCANSAN LOS RESTOS
DE UN PRESIDENTE RATERO.

LA MUERTE LO SORPRENDIÓ
LLENÁNDOSE LOS BOLSILLOS
DEL DINERO DE LAS OBRAS
QUE AUN ESTÁN EN SUS LIBRILLOS

AUN QUE SEA OTRO MESESITO
ROGABA A LA PARCA JORGITO
DÉJAME COMPLETAR
AUN QUE SEA OTRO MILLONCITO

HOY TLAXCO ESTA DE LUTO
PUES JORGITO FALLECIÓ
Y LA GENTE PIDE A GRITOS
¡¡QUE REGRESE¡¡, ¡¡QUE REGRESE¡¡
QUE REGRESE LO QUE SE LLEVO.

Por Anónimo


25 octubre 2016

Benjamín Domínguez

De panzaso sacó la primaria
Este político marginado
Trabajaba toda la mañana
Para hacerse candidato

No lo cobijaban los partidos
Porque no vendía su alma
Hasta que llegó Cisneros
Y le ofreció buena tajada

Le dijo que en las elecciones
Le regalaría la presidencia
Crecieron sus ilusiones
Pero disminuyó su presencia

Hasta a los muertos visitó
Para asegurar la presidencia
Y a la calaca se encontró
Disfrazada de Lorena

Fue allí que entendió la burla
Que le jugó la inteligente muerte
Pues le metió una tunda
Que ni de panzaso le dio suerte

Entonces con un empujón
En el hoyo lo metió la calaca
Nunca más a Lorena miró
Tampoco cupo su panza

Por Anónimo







  

24 octubre 2016

Carmen Sánchez, la cazadora de hongos


Por Verenise Sánchez

Ciudad de México. 24 de octubre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Desde hace 29 años, la doctora Carmen Sánchez Hernández ha dedicado su vida completa al estudio de los hongos de todo tipo, desde comestibles hasta fitopatógenos.

Sus investigaciones le han dado la vuelta al mundo, un ejemplo es su artículo “Residuos lignocelulósicos: biodegradación y bioconversión por hongos”, publicado en la revista Biotechnology Advances, la segunda más importante en el área de biotecnología y cuenta con más de 756 citas.

Sánchez Hernández es fundadora y parte esencial del Centro de Investigación de Ciencias Biológicas (CICB), perteneciente a la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT).

Del Queso a la Ciencia

Carmen Sánchez nació en Tlaxco, municipio reconocido por su gran producción y calidad de quesos, ubicado al norte del estado de Tlaxcala, ahí realizó sus estudios de primaria y secundaria.

Como en su pueblo no había preparatoria, pero ella quería seguir estudiando para dedicarse a algo que realmente la hiciera feliz, Carmen decidió salir de su zona de confort y diariamente iba a Chignahuapan, Puebla, a la prepa y regresaba a su pueblo.

“Un día en la pequeña biblioteca de la preparatoria de Chignahuapan estaba revisando un libro y me encontré un folleto que decía ingeniería bioquímica industrial, yo no sabía qué estudiar, lo único que..."

21 octubre 2016

Toros Bravos, Mansa Gente

En el Panteón de Tlaxco
Han visto a la muerte rascando
Un hoyo en forma de frasco
Y se mira de gran tamaño.

Dicen que trabaja cantando:
"Estos no saben de política
Se la viven criticando
Por eso me dan tanta risa
Que no metan ni una mano."

Los meterá a ese hueco
Para que olviden prejuicios
Les gritará todo el tiempo
Todos sus vicios

Colgará un pequeño letrero
Presumiendo los suplicios
Que ha tenido este pueblo
Por andar con "priismos"

Por Anónimo




Historia del Palacio Municipal de Tlaxco

NUEVO EDIFICIO

A mediados de enero de 1894 estaban totalmente terminadas, decoradas y amuebladas las oficinas que, en el edificio construido expresamente para Palacio Municipal en Tlaxco, entonces Villa de la Regeneración Estado de Tlaxcala, habían sido destinadas para los servicios del Ayuntamiento. 

Dicho edificio se construyó en terreno anexo al templo parroquial que antes estuvo destinado para cementerio.

Su fachada tenía una arquitectura sencilla y elegante. Constaba de un solo piso entre solado. En el centro de la fachada había cinco grandes puertas cuyas cerramientas remataban en arcos. Una de ellas daba acceso al interior del palacio por medio de una escalinata que daba al pórtico; las otras cuatro estaban resguardadas con rejas de fierro. A ambos lados de estas había balcones correspondientes a las  oficinas de la prefectura política y del juzgado de primera instancia, respectivamente. Inmediatamente después de la puerta de entrada y de las otras cuatro puertas grandes, se encontraba el mencionado pórtico que comunicaba a la prefectura con el juzgado de primera instancia.  En la pared, paralela a la fachada, limitando el pórtico, había también cinco puertas  que, como las anteriores, remataban en arcos. La de en medio daba acceso al patio y las otras cuatro estaban cubiertas con bastidores de madera envidriados. El patio embaldosado, era muy amplio y estaba rodeado de corredores. En el lado izquierdo del mismo, entrando por las puertas principales, estaban las oficinas destinadas al Juzgado Local, al Registro Civil y a la Tesorería Municipal y en el lado derecho estaban las Oficinas de Correos, de la Recaudación de Rentas, de la Administración de Timbre y de la Secretaria del Ayuntamiento. En el fondo estaba el salón de sesiones que era muy amplio y tenía cinco puertas de entrada, todas coincidiendo con las de la fachada principal y las de la pared norte del pórtico. Este salón era el más lujosamente decorado  y amueblado: de sus muros colgaban grandes espejos franceses: de los techos pendían candelabros y arañas de cristal; sus puertas estaban adornadas con rojos cortinajes; en la plataforma para los miembros de H. Ayuntamiento había una mesa grande con cómodos sillones, y el lugar destinado para el Presidente Municipal, un dosel de color rojo. Todo el edificio tenía una plantilla paralelógrama rectangular. 

Se inició su construcción en el año de 1886 ayudando económicamente al Erario del Estado los hacendados y los comerciantes del Distrito de Morelos.

Hubo dos proyectos: el del Arquitecto Muñoz y el del Arquitecto Olvera que fue el aprobado. Este inicio la dirección de la obra; después, y teniendo a la vista el plano y proyecto, la terminaron los maestros en albañilería Manuel García y Antonio Chumacero.

Costo la construcción, decoración y mobiliario $58.000.00.

PREPARATIVOS PARA LA INAUGURACION.

Desde el domingo 21 de enero de 1894 la prensa diaria de la capital de la República publicó la noticia de que el 28 siguiente, a las 8 de la mañana, se inauguraría este Palacio Municipal, que el coronel Prospero Cahuantzi, Gobernador del Estado y demás autoridades locales, acompañados de los hacendados Manuel Sanz, Bernardo  González,  José  Ma. González Pavón, Manuel  de Drusina, Rafael Bernal, Ignacio González, Carlos González, José de la luz Moreno y Miramón, Lic. Mariano Grajales y Miguel Pavón, habían invitado al General Porfirio Díaz, Presidente de la República,  para que apadrinara el acto inaugural, al que también habían sido invitados para que los presenciaran Senadores y Diputados Federales Ministros de la Suprema Corte de Justicia, diversas personalidades de la administración Federal y los Gobernadores de los Estados de México, Puebla e Hidalgo.

Teniendo el Coronel Prospero Cahuantzi la seguridad de la visita del Presidente de la República, se hicieron todos los preparativos para que las fiestas, sujetas a riguroso programa, duraran del 26 al 28 de este mes de enero.

Todos los funcionarios del Estado y de los Municipios fueron citados oportunamente para que permanecieran los días 27 y 28 en Tlaxco, seleccionándose a la vez los mejores valores intelectuales y  artísticos para que tomaran parte en los actos programados.

El viernes 26 se trasladaron a Tlaxco los funcionarios locales y Federales y la mayor parte de los Ayuntamientos.

El sábado 27, a temprana hora, ya estaban adornadas las calles principales de la Villa de Tlaxco. Desde el casco del entonces Rancho de San Juan, anexo a la hacienda de Xalostoc, hasta el frente del Palacio Municipal, se levantaron numerosos arcos y entre pared y pared de las calles por donde iban a transitar los coches que conducirían al Presidente de la República y su comitiva, se tendieron hilos con banderolas tricolores cuyo conjunto daba el aspecto de un larguísimo salón. A las cuatro de la tarde de ese día, Tlaxco la Villa de la Regeneración, con sus calles angulosas empedradas y embanquetadas y sus fachadas recientemente pintadas, estaba llena de visitantes de todas las regiones del Estado y hasta de la sierra norte de Puebla.

El Prefecto Político Manuel Romero Avalos, el Juez de Primera Instancia Lic. Ramón Maldonado, el Recaudador de Rentas Ignacio Medina, el H. Ayuntamiento  con su Presidente Ignacio González y su secretario  José Ma. García y los Directores de las Escuelas Oficiales: del centro Vicente Coca y del barrio grande Isabel  H. Gracia, así como los representantes de todos los H. Ayuntamiento del Estado y de los empleados de la capital del mismo y de las cabeceras de Distrito, Se instalaron a las seis de la tarde frente al Palacio por inaugurar, con objeto de esperar a sus prominentes visitantes.

VIAJES DEL PRESIDENTE DIAZ Y DEMAS VISITANTES.

A las dos de la tarde de ese sábado salió de la Estación Buena Vista de la capital de la República, un tren especial del Ferrocarril Mexicano compuesto de un Carro Palacio, otro de Primera otro de Tercera y uno de equipajes, conduciendo al Presidente Díaz a su comitiva a la Estación Guadalupe del Estado de Tlaxcala. Dicha comitiva la integraron los Generales Miguel Negrete, Francisco Ramírez, Eugenio Rascón, Manuel Santibáñez, Abraham  Plata, Juan N. Méndez, Sebastián Villareal, Martin González, Luis Pérez Figueroa e Ignacio Escudero y los Coroneles Prospero Cahuantzi, Joaquín Maas, Juan Duran y José Medrano; senador Joaquín Redo, y Señores Rafael Serrano Aguirrezabal, Jorge Carmona, José Sánchez Ramos, Carlos Reinet, Ignacio Corona, Lic. Manuel Loaiza, Magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado y Diputados Locales Manuel Cuellar y Librado Moreda, Despidieron al primer magistrado de la Nación, el General Mariano Escobedo Oficial Mayor de la Secretaria de Guerra; el Lic. Manuel Mercado, Oficial Mayor de la Secretaria de Gobernación; el General Velez, Comandante Militar del Distrito Federal y diversos jefes y Oficiales de los Batallones de Ingenieros 1º.,6º., y 17º.,de infantería 1º.,2º.,3º., y 4º., de Artillería, Gendarmes del Ejercito y 7º. Regimiento. Al partir el tren una batería del 4º. Batallón de Artilleros hizo una salva de veintiún cañonazos  y las Bandas de Música del 10º.Batallon y del 8º. Regimiento ejecutaron el Himno Nacional.

El Presidente Díaz y sus invitados especiales ocuparon el carro Palacio y el resto de la comitiva ocupo el carro de Primera. En el carro de tercera se instaló la escolta.

En todas las estaciones del Ferrocarril Mexicano se congregó el pueblo al paso del tren vitoreando al Presidente. Las Autoridades le daban la bienvenida y los destacamentos Federales, Perfectamente alineados, presentaban armas. En algunas de ellas las bandas de música de los pueblos inmediatos tocaban el Himno Nacional. En san Juan Teotihuacán subió al tren presidencial el General Luis León y le hizo los honores el 10º: Cuero de Rurales al mando del Teniente Coronel Luis Bringas, así como una sección del 4º. De Rurales, Después de las  cuatro y media de la tarde llegó el tren a la Estación Guadalupe. Allí el entusiasmo fue mayor que en las demás Estaciones. Dos bandas de Música tocaron el Himno Nacional. La banda de la Fuerza de Caballería del Estado tocó marcha de honor. En las lomas cercanas se dispararon camarazos y se quemaron cohetes. Muchos campesinos, sirvientes de las haciendas cercanas, gritaban Vivas al Presidente.

TRASLADO DE LA ESTACIÓN GUADALUPE A TLAXCO
   
Después de que los representantes de los tres poderes del Estado de Tlaxcala, encabezados por el Gobernador Prospero Cahuantzi, dieron la bienvenida a los visitantes y de que estos hubieron bajado del tren. El Presidente Díaz ocupó uno de los cuarenta coches que se pusieron a la disposición de la comitiva. Lo acompañaron el Gobernador Cahuantzi, el General Juan N. Méndez. Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Senador Joaquín Redo.

En los coches siguientes se instalaron los Generales y Coroneles mencionados y los demás acompañantes del Presidente Díaz: Licenciados Felipe López Romano, José Ma. Espejel, Francisco Zempoalteca, Juan Alarcón, Agustín Maldonado, Juan Payán León, Felipe Almazán, Manuel Calva y Manuel León; Diputados: Jorge Carmona, Lic. Rafael Casco, Blas Carbajal, José Ma. González Pavón y José Ma. Zaldívar; señores Dr. Martínez Ramos y Manuel Sanz y los representantes de los periódicos capitalinos: El Universal y El municipio Libre, La Federación y La Patria, El diario del Hogar, El Tiempo, El porvenir de México, El Nacional, El Partido Liberal y El Correo del Lunes, respectivamente; Gabriel Villanueva, José Ma. Zayas, Federico García, Julio Arreola, Abelardo Carrillo, Enrique P. Beteta y Alfonso Rodríguez Monda. Otros muchos invitados del Gobernador del Estado, procedentes de México y de Puebla también abordaron los coches.

Trescientos Charros lujosamente ataviados procedentes de las fincas de los Distritos de Tlaxco, Huamantla y Calpulalpan montando finísimos caballos, escoltaron el coche del presidente de la República desde la Estación Guadalupe hasta Tlaxco. Entre ellos iban algunos Presidentes Municipales y los más distinguidos hacendados.

Aunque el camino, con desarrollo de seis laguas, no estaba en buenas condiciones para el tránsito, todos los viajeros iban muy contentos porque la tarde estaba serena, permitiéndoles contemplar el paisaje y recordar a no pocos de ellos, sus aventuras guerreras en el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl, Matlalcueyetl y la Sierra de Tlaxco.

Solo al coche en donde iban el Dip. José Ma. Zaldívar y un hijo del General Martín González, se les desgranó una rueda.

Cinco bandas de Música instaladas en lugares cercanos, a Atlangatepec, Sta. Clara Ozumba, San Baltazar, Payuca y San Juan, Tocaron el Himno Nacional y dianas al paso del presidente y de su comitiva. En estos propios lugares levantaron arcos triunfales. En jurisdicciones de Sta. Clara erigieron tres arcos: el primero adornado exclusivamente con manojos de cebada, el segundo con pencas de Maguey y el último con  mazorcas de Maíz.

En el casco del rancho de San Juan hizo los honores al presidente el 2º. Batallón de la Guardia Nacional disparando una salva de veintiún cañonazos y algunos pelotones del 6º. Cuerpo Rural y la Gendarmería del Estado, desde allí escoltaron a la comitiva.

LLEGADA A TLAXCO

A las siete de la noche los camarazos, los cohetes, y los repiques anunciaron a todos los congregados en Tlaxco que el Presidente de la República. General Porfirio Díaz y El Gobernador del Estado Coronel Prospero Cahuantzi, acompañados de la comitiva, habían llegado. Al bajar de los coches frente al Palacio que se iba a inaugurar, una enorme multitud los rodeó aclamándolos y vitoreándolos. El Presidente y El Gobernador entraron al local destinado para Prefectura política, cambiando impresiones de asuntos que no trascendieron a la comitiva.

Y los dos enemigos durante el movimiento que tuvo como bandera el Plan de la Noria; el victimario y la victima en aquella lucha, como lo atestiguaban, el General Abraham Plata, la Hacienda de Huexotitla y el propio Tlaxco. Ya convertidos en Gobernantes estrechamente unidos y en completa armonía, eran objeto de la admiración y del aplauso de los congregados.

En seguida fue instalado el presidente en el local dedicado para oficinas del Juzgado de Primera Instancia, convertido en cómoda alcoba. En la pieza que comunicaba con el pórtico recibió a los Funcionarios del Estado y a los integrantes de los Ayuntamientos, quienes acudían a darle la bienvenida y a ofrecerles sus respetos.

Los demás visitantes fueron instalados en otras oficinas del palacio y en diversas residencias particulares.

ALEGRIA EN TLAXCO.

A las ocho y media de la noche los dos gobernantes y su comitiva recorrieron la Plaza Principal donde el bullicio y la alegría eran contagiosos. Causaban admiración los riquísimos trajes de charro y los sombreros galoneados de los hacendados y de los respectivos administradores de Tlaxco, Huamantla y Calpulalpan; Las calzoneras y chamarras de gamuza de los ranchos de Tlaxco, Atlangatepec y Tetla; los finísimos atavíos de las familias de los hacendados y los almidonados vestidos de las rancheras que contrastaban con el humildísimo vestido de los peones que obligados por sus “amos”, concurrían a la recepción, aunque con el consiguiente menosprecio.

Después de haber presenciado aquella escena y de escuchar algunas de las piezas de música ejecutadas por la Banda del Estado, bajo la batuta de D. Sixto C. Salinas, se dirigieron al salón de sesiones del Palacio Municipal donde el H. Ayuntamiento de Tlaxco, ofreció una cena, cuyos platillos consistieron en sopa de Arroz a la Veracruzana, Filete Ruso, Pavo al horno y frijoles a la mexicana roseados con vino y licores de superior calidad. Una bien coordinada orquesta denominada Sta. Cecilia, integrada por los mejores filarmónicos de Tlaxcala, Chiautempan, Panotla, Totolac y Yauhquemehcan, dirigida por los señores Fernando Lima y Miguel Muñoz, amenizaron la cena. Los visitantes aplaudieron repetidas veces las piezas ejecutadas, todas de compositores Tlaxcaltecas.

Después de la cena, todos contemplaron las grandes fogatas que los rancheros encendieron en la cima del cerro. El campamento con el objeto de recordar el General Díaz y al General Juan N. Méndez que en esa abrupta región de la sierra de Tlaxco, pernoctaron la noche del 15 de noviembre de 1876 parte de las tropas regeneradoras del General Manuel González las cuales, en los momentos en que la batalla del 16 siguiente era más sangrienta e indecisa, cayeron de improvisto en la llanura de Tecoac, auxiliando al grueso del ejército comandado por el propio Gral. Porfirio Díaz, ocasionando la completa derrota de las tropas gobiernistas al mando del Gral. Ignacio de la Torre. Esas fogatas duraron toda la noche.

Y aunque la serenata en la plaza principal terminó hasta la media noche, el presidente Díaz se retiró a descansar a las diez. Los demás altos jefes militares y los funcionarios federales siguieron solazándose, atendidos por el gobernador Cahuantzi y demás funcionarios locales, distrayéndose muy especialmente con los agudos e ingeniosos cuentos del General Manuel Santibáñez.

VISITA A LOS CENTROS EDUCATIVOS DE TLAXCO.  

A las siete horas del domingo 28, después de que saludaron al Presidente las músicas, los cañones y los repiques y de que el vecindario y demás visitantes invadieron en masa las calles concurrentes a la Plaza Principal. El primer magistrado de la nación hizo un breve recorrido a la población visitando las escuelas oficiales y el asilo de Santa Martha para niñas huérfanas. El Gobernador Cahuantzi y numerosos funcionarios del Estado lo acompañaron.

A las ocho y media de la mañana se sirvió el desayuno, en el pórtico del palacio, a todos los visitantes.

SOLEMNE ACTO INAUGURAL. 

A las nueve y media horas comenzó el acto inaugural sujeto al siguiente programa:

I. Obertura por la Orquesta Santa Cecilia.
II. Informe del Gobernador Constitucional del Estado, Coronel Prospero Cahuantzi.
III. Pieza de Música por la Banda del Estado. 
IV. Declaratoria de inauguración del Palacio Municipal por el C. Presidente de la República.
V. Discurso Oficial por el Lic. Ricardo M. Souza, Secretario General de Gobierno.
VI. Obertura por la orquesta. 
VII. Poesía por el señor Gabriel Villanueva. 
VIII. Lectura y firma del acta de inauguración del Palacio Municipal.
IX. Himno Nacional por la Banda del Estado.

Fue insuficiente el salón de sesiones para contener a cuantos deseaban presenciar el acto. Los números a cargo de la orquesta y de la Banda del estado fueron muy bien ejecutados, mereciendo cálidos aplausos.

Al reunir su informe el Gobernador Cahuantzi, con voz firme y con su peculiar acento, agradeció al presidente su visita; hizo apreciaciones acerca de la influencia y significado de las mejoras materiales realizadas en el estado; encomió el carácter emprendedor y laborioso de los hijos de Tlaxco y concluyó suplicando al señor Presidente declarara inaugurado el Palacio. Dijo que “ya había quedado inaugurado en nombre de Dios, pero que deseaba la sanción del acto por el señor Presidente” para que desde esa fecha se denominara Palacio Municipal de Tlaxco.

En seguida el señor General Porfirio Díaz Presidente de la República, se puso de pie y con voz sonora dijo: “HOY 28 DE ENERO DE MILOCHOCIENTOS NOVENTA Y CUATRO, QUEDA SOLEMNEMENTE INAUGURADO EL PALACIO MUNICIPAL DE TLAXCO E INSTALADAS EN ÉSTE LAS OFICINAS PÚBLICAS”.

Aplausos, vítores, dianas de la orquesta y de la Banda del Estado, repiques, cámaras, cohetes y demás demostraciones de júbilo siguiendo a la declaratoria.

El Lic. Ricardo M. Souza produjo una brillantísima pieza oratoria habiendo dejando una honda impresión entre los concurrentes y especialmente a los miembros de la comitiva y a los representantes de los periódicos capitalinos, por su talento y su erudición. Terminó con una afortunada figura recordando el movimiento de Tecoac en Tlaxcala cuando “MIENTRAS EL DIOS DE LA VENTURA DETERMINARA, LOS GENERALES MÉNDEZ, GONZÁLEZ Y BONILLA REPRESENTABAN, RESPECTIVAMENTE, LA PRUDENCIA, LA RESOLUCIÓN Y EL CONSEJO”. El presidente Díaz lo felicitó. 

Dio fin la ceremonia oficial con la lectura del acta, firma de esta y el Himno Nacional.

A continuación las fuerzas rurales del Estado y las de la Guardia Nacional así como los funcionarios locales y municipales, las representaciones de los hacendados de los comerciantes y de los charros, desfilaron frente al palacio en cuya puerta principal estuvieron el Presidente de la República, el Gobernador del Estado, el Presidente de la Suprema corte de Justicia, el Representante del Senador y los altos Jefes Militares.

BANQUETE EN EL PATIO DEL PALACIO.

A las doce y media del día se sirvió el banquete para doscientos cincuenta comensales en el patio de Palacio convertido, a esas horas, en hermoso salón comedor. Se arreglaron cinco grandes mesas en cuyo fondo estaba la de honor. Tanto el patio como las mesas estuvieron adornadas con flores artificiales donadas por las señoritas María y Luz Galindo.

El menú fue como sigue: Consomé, Macarrones a la italiana, filete en salsa negra con papas al vapor, val au vant de ostiones, guisado de pollo con chicharos, barbacoa enchilada con salsa verde, barbacoa blanca con salsa colorada, mole de guajolote, frijoles a la veracruzana, gelatinas, dulce, fruta, the, vinos y café preparado por Ángel Moreno.

Muchos de los comensales procedentes de la ciudad de México prefirieron el vino del Maguey. 

Aunque el Presidente de la República tenía su servicio personal de cocineros y estos condimentaron los alimentos que el acostumbraba, solicitó los siguientes platillos: menudo, guisado y barbacoa que saboreó con deleite.

A la hora del champagne empezaron los brindis. El Lic. Manuel León, Juez de Primera Instancia en Apizaco, brindó en representación de los habitantes del Distrito de Morelos. En seguida brindó en representación del Gobierno del Estado, el Lic. y Diputado Rafael Casco quien por su brillante fraseología conmovió al General Díaz. Después brindo el Senador Redo a nombre del Congreso de la Unión, siguiendo los representantes de los periódicos la Federación y el Partido Liberal. D. José Ma. Zayas brindó a nombre de los demás representantes de periódicos allí presentes. D. Alfonso Rodríguez Moreda brindó en verso. Después de escuchar a D. Amado García y al Lic. Rafael Serrano Aguirrezabal, Fiscal del Tribunal Superior de Justicia del Estado, el Gobernador Cahuantzi, contagiado de entusiasmo, también brindó contestando el Presidente Díaz muy emocionado agradeciendo la invitación que se le hizo, y la oportunidad que se había dado para estar rodeado de sus antiguos y leales amigos y por las distinciones de que había sido objeto; después de encomiar a los agricultores y a los comerciantes, así como al Estado de Tlaxcala por el paso que habían dado en el sendero del progreso, terminó así: “Brindemos porque el pueblo mexicano en general, tenga siempre como norma el trabajo y la honradez, el progreso y el respeto a la ley”. 

CORRIDA DE TOROS.

A las dos y media de la tarde se retiraron del comedor las doscientas cincuenta personas que se sentaron a la mesa y otras más que quisieron compartir de la convivialidad, trasladándose a la plaza de toros la corrida iba a hacer de paga; pero a moción del señor Presidente y de otras personas de su comitiva, entró a divertirse gratuitamente el pueblo que se hallaba congregado en las afueras de la plaza.  

El ganado que se lidio fue de la Hacienda de Piedras Negras y como la cuadrilla contratada de Rafael Arana y José León Cortes estuvo desafortunada, con permiso de la autoridad entraron a torear Romario González y sus hermanos, quienes fueron muy aplaudidos.

REGRESO A LA CAPITAL DE LA REPÚBLICA.

Sólo vio lidiar dos toros el Presidente Díaz, pues a las cuatro de la tarde abandonó la plaza, seguido de los miembros de su comitiva, abordando los coches que ya estaban en las puertas de ella trasladándose inmediatamente a la Estación de Guadalupe, a la que llegaron completamente empolvados hora y media después de su salida de Tlaxco, abordando el tren especial que desde el día anterior ahí permaneció custodiado por los gendarmes de la capital del Estado. Antes de salir de Tlaxco, se le obsequiaron con ejemplares del número extraordinario del periódico local “La antigua República”.

A las ocho y cuarenta minutos de la noche llegaron a la estación Buenavista donde esperaron al Presidente Díaz el Gral. Francisco A. Vélez, el Gral. Pedro Rincón Gallardo Gobernador del Distrito Federal y los Jefes y Oficiales Francos de la Guarnición. 

EL GOBERNADOR CAHUANTZI SE DIRIGE A TLAXCALA.

El Gobernador Prospero Cahuantzi y sus acompañantes, después de despedir a los ilustres viajeros esperaron en la Hacienda Guadalupe la llegada del tren directo México—Puebla. 

Abordando este, bajaron en Chiautempan para tomar los tranvías que los esperaban para trasladarlos a la capital del Estado.

Todos llegaron a sus domicilios rebozando alegría por haber tenido el honor de convivir con el hombre fuerte de la patria Mexicana en esa época de nuestra historia.

EN TLAXCO SIGUIÓ LA FIESTA.

Después de la corrida de toros siguió el baile hasta media noche, vecinos y visitantes disfrutaron en la Plaza Principal de las escogidas piezas ejecutadas por la Banda del Estado o en el Salón del Ayuntamiento se deleitaban con las que ejecutaban la orquesta Santa Cecilia. En las casas de las personas de representación y en las humildes del vecindario en general, se comentaban con entusiasmo las escenas desarrolladas en los dos días. La presencia del Presidente de la República, la satisfacción del Gobernador del Estado, las demostraciones de contento de los acompañantes del Señor Presidente, el bello aspecto de la población con sus arcos y composturas, el valioso atavío de los charros Tlaxcaltecas. La finura de sus caballos y el colorido que daban los visitantes procedentes de otras regiones del Estado y de la Sierra Norte de Puebla.

El 29 siguiente se dio una comida al 2º batallón de Tlaxcala y por la tarde hubo jaripeo y el 30 regresaron a los diversos lugares de su vecindad los visitantes en Tlaxcala, Apizaco, Huamantla, Calpulalpan, Chiautempan y Zacatelco. Se comentó por mucho tiempo la fortuna que tuvo Tlaxco de recibir la visita del Primer Magistrado de la Nación.

Para escribir esta reseña se tuvieron a la vista las crónicas de los periódicos capitalinos. EL UNIVERSAL, EL MUNICIPIO LIBRE, LA PATRIA, LA FEDERACION, EL DIARIO DEL HOGAR, EL TIEMPO Y EL PARTIDO LIBERAL, así como la del periódico oficial “EL ESTADO DE TLAXCALA”.

Datos obtenidos mediante Ricardo Fernández de Lara y Miguel Ángel Márquez



20 octubre 2016

Jorge Rivera

Andas de prisa cerrando
Tu corta gubernatura
Pues la muerte anda buscando
A quien le ha quitado tu tumba

Preguntó a la Auditoria
Callados se quedaron
Preguntó a la secretaria
Dijo que se la robaron

Pero ha mandado a un cartel
Que investiga el extraño caso
Para recuperar aunque sea cruel
La fosa donde darás el último paso.

Por Anónimo


Ley Expedita

Por Hernández

19 octubre 2016

Merlin Puppet Theatre

Merlin Puppet Theatre, de Grecia, se presentó en Tlaxco de manera exitosa y esquivando prejuicios de nuestra sociedad.
Con una obra enfocada a jóvenes y adultos, este grupo pudo cautivar a los niños, quienes rieron ante algo que los adultos hacemos constantemente y sin darnos cuenta.
Comenzando por una crítica a la televisión, que nos esclaviza y distrae de la realidad, este grupo de títeres demostró cómo estamos llenos de prejuicios y vemos solamente lo que nuestra mente y ojos alcanzan, no más allá. Esta escena fue la más polémica, porque muchos de los padres no permitieron que sus hijos vieran la "masturbación" que se hizo el títere, alegando que era una escena inadecuada, pero esos mismos padres permiten que sus hijos vean programas donde la mujer es tratada como objeto y los hombres son machos que "atan y desatan", además de que les permiten mirar películas con mucha violencia.
Después hubo escenas que criticaban nuestro modo de vida, nuestra forma de ser ante un sistema que nos esclaviza, nuestra manera de comportarnos ante las mujeres, nuestra violencia hacia otras formas de pensar, que seguramente los niños de 5 años comprendieron mejor que los niños de 30.
A pesar de las críticas recibidas (cabe destacar que se les avisó a muchos padres de familia antes de entrar), la obra fue muy buena, ya que requerían un espacio cerrado y donde pudieran jugar con la luz, también se pudo apreciar otra forma de hacer títeres y se vio una forma diferente de criticar al sistema económico y político actual.
Hubo personas que no pudieron entrar y también las que salieron a mitad de la obra; hubo las que se sintieron agredidas por la naturaleza del hombre y de la obra, pero en ningún momento se dijo una grosería o se ofendió a alguien, tampoco se dijo cómo deben tener sexo o cómo deben asesinar. 
Es una pena que cuando no asiste la gente, se queja de que no hubo publicidad; cuando asiste, se queja de que no hay cupo; cuando es algo diferente e inteligente, se queja de que es mamón; cuando no se les cobra, se queja de que es chafa; cuando se les cobra, se queja de que es costosa; cuando se presenta una obra como esta, que sólo tuvo 1 minuto de una masturbación nada explícita y que sólo las mentes adultas podían comprender, se quejan de que los niños "qué van a aprender". De todo y de nada nos quejamos en Tlaxco.
Lo cierto es que muchos niños celebraron esta obra y valoraron el sentido de la obra y de los títeres, no enfocaron su mente en una sola escena (esto muestra los prejuicios y el nivel de la mente).   







11 octubre 2016

Imágenes de Tlaxco












03 octubre 2016

Festival Internacional del Títere en Tlaxco


29 septiembre 2016

Festival Internacional de Coro "Tlaxcala Canta" en Tlaxco







Con grupos corales de Perú, Ecuador, Colombia, Veracruz, Michoacán, Tlaxcala y Tlaxco, se realiza dentro de la Iglesia de San Agustín, Tlaxco, el quinto encuentro de coros "Tlaxcala Canta".
Esto forma parte de las actividades culturales que el gobierno de Estado de Tlaxcala, el ITC y el Centro Cultural de Tlaxco realizan para promover las bellas artes.

Primer Aniversario de Tlaxco, "Pueblo Mágico"












 








Durante la celebración del Primer Aniversario de Pueblo Mágico, Tlaxco abrigo a muchos visitantes, escuchó a muchos artistas e intercambió muchos conocimientos. Pero lo más importante es que reconoció a algunos de sus personajes ilustres, entre ellos al Ing. Carlos Caballero, quien aportó tecnologías para el rescate de los bosques; a Doña María de los Ángeles Grant, por ser una de las primeras mujeres diputadas locales y federales del Estado de Tlaxcala; también a las escaramuzas Gaviotas de Tlaxco, quienes han representado 4 veces a Tlaxcala en los Campeonatos Nacionales Charros y quedando cerca de obtener el mejor lugar y al equipo Estrella Blanca, quien ha representado a Tlaxcala en Campeonatos Mundiales de Fútbol siete y callejero.
Durante el evento tuvimos la participación de la Camada de Acopinalco del Peñón, del Mariachi Arrieros, de Grupo Gabana, del Ensamble Folclórico Son Acústico, de la Banda del Tec de Tlaxco, de René de Magdala y de los artesanos más representativos de nuestro municipio.    

Entradas populares

Directorio

Bolsa de Trabajo

 

Vistas a la página totales

Santoral

Horóscopo

Share

Ads Banner