22 septiembre 2010

DesInforme

Como parte del Segundo Informe de Gobierno de la actual Presidencia Municipal de Tlaxco, hay una párrafo que llama mucho la atención. Se refiere a la Política Pública del ayuntamiento. Nos referimos a lo siguiente:

Durante este segundo año de gobierno, la Secretaría del Ayuntamiento ha dado continuidad y seguimiento a todos los asuntos concernientes a ésta, fortaleciendo la labor del presidente municipal, cabildo, presidencias de comunidad y de los demás integrantes de la administración. Destaca por ejemplo, la gobernabilidad y paz social que se vive en el municipio y que pese a la existencia de naturales conflictos políticos y sociales derivados de la propia dinámica de la sociedad, hasta el momento el diálogo y la concertación han sido las bases fundamentales en la solución de conflictos, sin generar ni mucho menos propiciar salidas forzadas o que impliquen el uso de la fuerza, labor en la que la Secretaría del Ayuntamiento ha jugado un papel preponderante. En el mismo orden de ideas, la Secretaría del Ayuntamiento ha sido parte importante en la relación armoniosa y de coordinación que existe al interior del Ayuntamiento, buscando siempre los consensos y acuerdos en beneficio de la ciudadanía Tlaxquense.

De esto no podemos decir que haya alguna verdad, puesto que la forma en que actua la policía, en que soluciona los problemas la juez y en que, supuestamente, dialoga la secretaría, en su tiempo, a cargo de Juan Tapia y ahora de Cesáreo Rodríguez, distan de usar el diálogo y la concertación que presumen. No con saludarte en la calle ya arreglaron los problemas, tampoco con arremeter contra todos los que están conviviendo en el parque, mucho menos con dejar que los sobrinos del presidente hagan desorden en la vía pública.
En otro párrafo se toca el tema de las audiencias que tuvo el ayuntamiento con la ciudadanía, en donde se dice que siempre tuvieron las puertas abiertas y que se solucionaron las problemáticas más urgentes. La gente no opina lo mismo, el edil nunca estuvo en la oficina porque siempre supervisó que los policías mantuvieran vivo su jardín y le ayudaran a satisfacer los leones. Juan Tapia toda su vida ha sido un arrogante vestido de palabras conciliatorias y "bonitas", que manda a sus parientes a agredir los encuentros políticos de sus oponentes, Cesáreo Rodríguez nunca ha querido hacer su trabajo porque el cabildo siempre ha estado vendido, los siete regidores lo único que saben hacer es refunfuñar de los Salinas a sus espaldas y estirarles la mano con cara bonita en su frente y los presidentes de comunidad son tan inútiles como el congreso local o federal, que guarda silencio a cambio de manejar una camioneta tres años. Nunca hubo diálogo de ningún grado de gobierno municipal.  

0 COMENTARIOS:

Entradas populares

Directorio

Bolsa de Trabajo

 

Vistas a la página totales

Santoral

Horóscopo

Share

Ads Banner