07 octubre 2010

Estados pequeños pelean por su territorio

Tlaxcala y Colima luchan contra entidades vecinas por trazar un mapa a conveniencia
Jueves 07 de octubre de 2010 Ulises Zamarroni, Juana Osorno y Alfredo Quiles/ Corresponsales | El Universal

TLAXCALA
 
Los estados grandes parecen “comerse” a los chicos. Entre los conflictos por límites territoriales en el país, los más añejos y controversiales suceden en las dos entidades más pequeñas: Tlaxcala y Colima. En el segundo caso, ni el INEGI ha sabido cómo clasificar a los habitantes.
Puebla enfrenta con Tlaxcala desde el siglo XIX una disputa por territorio, desde que, en ese entonces, se emitió el decreto de extensión de tierras.
El documento que se realizó en 1888 por el Congreso de la Unión y que determina límites suscitó el problema en la región. Recientemente, el acelerado crecimiento de la ciudad de Puebla detonó la agudización del conflicto.
Según lo establecido en aquel acuerdo, Puebla hoy ha invadido más de 800 hectáreas tlaxcaltecas para construir la Central de Abastos de ese estado, el estadio Cuauhtémoc, fraccionamientos y hasta el aprovechamiento de agua.
“Puebla avanza como monstruo asesinando, reprimiendo y destruyendo el ambiente y la cultura náhuatl de la región”, denuncia Héctor Joseph Cid, miembro del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Puebla-Tlaxcala.
La organización asegura que esa ciudad poco a poco se ha ido apropiando de tierras de Tlaxcala para realizar procesos de urbanización cada vez más complejos a fin de dar cabida a sus habitantes.
Joseph afirma que Tlaxcala perdió terrenos donde está construida la Central de Abastos de Puebla, la unidad habitacional La Frontera, El Conde, Barranca Honda, incluso la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de Puebla, explica.
La organización denuncia que para el año 2025 la capital del mole tiene planes de crecer entre 400% y 500%, “comiéndose” a 12 municipios de esa entidad y otros 19 de Tlaxcala.
El pasado 14 de septiembre el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Puebla-Tlaxcala se manifestó para exigir soluciones al problema y evitar el avance de la urbe poblana.
En contraparte, Jorge Francisco Díaz Gil, subsecretario de Asuntos Políticos de la Secretaría de Gobernación de Puebla, no coincide con Héctor Joseph Cid.
El funcionario asegura que, de acuerdo al decreto sobre las delimitaciones territoriales, la zona donde se ubica el Estadio Cuauhtémoc, la Central de Abasto, el Rastro Municipal, colonias como Barranca Honda y la unidad habitacional Villa Frontera pertenecen legítimamente a la entidad poblana.
Jorge Francisco Díaz explica que el gobierno marinista ha mantenido constante diálogo con dicho frente y a través de estas negociaciones se han impedido conflictos entre administraciones.
Niega tajantemente que la administración estatal o alguna municipal pretenda invadir y “comerse” tierras ajenas, ya que si bien la densidad demográfica y la extensión de complejos habitacionales han ido en aumento en la Angelópolis, también es cierto que existe total apego a derecho en este rubro, asegura el funcionario.
(Con información de Xóchitl Rangel)
http://www.eluniversal.com.mx/estados/78183.html

0 COMENTARIOS:

Entradas populares

Directorio

Bolsa de Trabajo

 

Vistas a la página totales

Santoral

Horóscopo

Share

Ads Banner