07 marzo 2011

En corto / Héctor Ortiz Ortiz, el cínico

Por Roberto Carlos Hernández
  Domingo, 06 de Marzo de 2011 | 23:26
E-Consulta
 
Héctor Ortiz Ortiz reapareció el pasado sábado en Tlaxcala, ya como ex titular del Poder Ejecutivo, en un evento del Partido Acción Nacional (PAN).

Menos de 60 días bastaron a Ortiz Ortiz para romper la regla no escrita de los gobernadores una vez que dejan el cargo: “de no hacer política públicamente, asistir a eventos partidistas y mucho menos hacer declaraciones sobre el desempeño de sus sucesores”.

En Corto supo que  una vez recuperado de la operación a la que fue sometido en la cabeza por el golpe que sufrió el día en que dejó el poder, Ortiz Ortiz inició una serie de reuniones políticas en su casa de Ixtulco con militantes del PAN, diputados, ex diputados y ex funcionarios para diseñar estrategias para recuperar el poder en Tlaxcala.

Por lo pronto, el objetivo es hacer la vida de “cuadritos” y generar conflictos al mandatario Mariano González Zarur y después prepararse para ganar diputaciones y senadurías,  donde los beneficiados serán él mismo y su esposa Guadalupe Lozano Tovar.

En la nueva “oficina de atención de Héctor Ortiz” por las tardes están a su servicio personas que él mismo apoyó sindicalizándolas así que, por las mañanas sus ahora subordinados trabajan –algunos hasta con cargos directivos- en la administración de González Zarur. Favor con favor se paga.

Así de activo anda el panista que gobernó Tlaxcala en los últimos seis años y que dejó a González Zarur un Estado en verdadero desastre político, administrativo y financiero por su cerrazón para hacer una correcta entrega-recepción de la administración pública.

En su primera aparición pública, Héctor Ortiz dijo que todos los actos que realizó como titular mandatario estatal estuvieron apegados a la ley.

Su cinismo no tiene límites.

Cómo decir que siempre se ajustó a la ley si días antes de dejar el poder maniobró para dejar en comodato a su hermano Serafín el inmueble que ocupa la Plaza Cultural Bicentenario.

Para concretar su plan, llamó a su oficina de Palacio de Gobierno al notario Leopoldo Zárate Aguilar para que “diera fe” del comodato que había maquinado a favor de su consanguíneo como si los bienes muebles o inmuebles del Gobierno de Tlaxcala fueran propiedad del clan Ortiz Ortiz.

Al prestarse a ese “juego perverso”, Leopoldo Zárate pagó el favor al ex Gobernador, quien impunemente lo hizo notario una vez que renunció como titular de la Procuraduría General de Justicia de Tlaxcala (PGJE),  pues previo a su nombramiento nunca hubo una convocatoria de por medio, ni mucho menos una evaluación establecida en la ley.

O sea que el tal “Polo” –como lo llaman sus amigos- fue nombrado notario por obra y gracia de la impunidad de Ortiz Ortiz. Ese nombramiento está al margen de la ley.

Eso simple y llanamente no es ajustarse a la ley.

Ortiz Ortiz no puede presumir que se ajustó a la ley cuando no quiso concretar un proceso de entrega-recepción.

Cuando dio cargos a diestra y siniestra a gente que nunca trabajó en la administración; solapó a “aviadores” favoreció con “cargos” –curiosamente donde se manejaba el dinero- a sus hermanos;  tenía a toda su parentela incrustada en la administración pública y usó dinero del pueblo para comprar y reparar carros antigüos

Eso simple y llanamente no es ajustarse a la ley.

Tanto criticó a su sucesor por sus raíces de hacendado que terminó convirtiéndose en lo mismo porque ahora es dueño un rancho de 300 hectáreas allá en el norte de la entidad.

Lo grave sería lo que se dice en los corrillos políticos: que en su “ranchito” tiene animales exóticos que en otra época podían verse en el Zoológico del Altiplano.

Este hombre merece ser castigado por abusar de la confianza de los tlaxcaltecas.

Sobremesa

….Que detrás de la protesta de ministeriales está la mano de Narciso José Luis Alejo Aguilar,  ex director de la Policía Ministerial y hoy director de la Policía Municipal de Apizaco.

…Y que detrás del tal Alejo Aguilar,  a quien el bajo mundo de la policía conocen como “el loco”,  está la mano de Héctor Ortiz Ortiz.

...Que en el Instituto Estatal de Protección Civil todavía trabaja Rafael Herrera Urzúa, un individuo que “pasa corriente” de todo lo que pasa en el Gobierno –por aquello de que tiene conexión directa con el llamado C-4- al grupo de los Ortiz.

…Que el líder de los huelguistas que ya se fueron del zócalo, no sólo debe una unidad oficial sino que no ha devuelto otros dos carros del Gobierno y que mientras estaba la protesta,  todas las tardes tenía acuerdo vía celular ¿sabe con quién? pues nada menos y nada menos que con Héctor Ortiz.

Nos leemos el próximo lunes.
 
http://www.e-consulta.com/tlaxcala/index.php?option=com_k2&view=item&id=953:en-corto-/-h%C3%A9ctor-ortiz-ortiz-el-c%C3%ADnico

0 COMENTARIOS:

Entradas populares

Directorio

Bolsa de Trabajo

 

Vistas a la página totales

Santoral

Horóscopo

Share

Ads Banner