10 diciembre 2017

Tlaxco

Por Jorge Esteban López García
Esperamos la autorización del creador y productor del video promocional para publicarlo, pero ya lo han muchos. Eso significa que Tlaxco se busca constantemente en el Internet.
Pueblo maravilloso, silencioso, tranquilo, humilde, callado, chismoso, miedoso, perezoso, sin tantas ambiciones, con las ganas de vivir y disfrutar de una vida sin intromisiones. Así es Tlaxco y cada vez rechazamos esto, porque creemos que no debemos ser así, que debemos ser como Apizaco, o como Zacatlán, o como Puebla, o como Nueva York.  Esta idea nos hace daño, lo hemos convertido en algo que no era, porque ahora es inseguro, sucio, apático, no hay amor por las raíces, no hay amor por la tierra, sólo hay ambición y ganas de ser lo que no somos. 
Ciertamente el nombramiento de Pueblo Mágico nos ha dado un empujón, pero también ha servido para ventilar nuestras debilidades y para permitir que lleguen ideas ajenas a querer cambiar lo que por naturaleza estábamos siendo.
Lo sano de esto, de ser un Pueblo o un "Pueblo Mágico", es saber por qué lo somos y, al parecer, muchos intentan ser y hacer lo que no somos; desconocemos por qué somos y por qué recibimos ese título. En su intento nos están convirtiendo en otros pueblos, en otras culturas (si de por sí, no podemos hablar de una cultura bien definida, con esto, permitimos que cualquiera venga y nos diga qué debemos hacer).
Pero hay quienes buscan que Tlaxco, ese pueblito tranquilo, hermoso, donde podemos caminar en la madrugada sin que ningún auto nos atropelle o donde podemos estar en casa durmiendo sin que nos despierten las sirenas de las patrullas o ambulancias, se conserve como Tlaxco. Por eso les comparto este video del amigo Arturo Hernández, que con mucho esfuerzo realizó para agradecer a Tlaxco lo que le ha dado.

0 COMENTARIOS:

Entradas populares

Directorio

Bolsa de Trabajo

 

Vistas a la página totales

Santoral

Horóscopo

Share

Ads Banner