23 febrero 2021

En sus marcas, listos...

Por Jorge Esteban López García

 'Éntrole' de lleno al debate político. Huelo un poco a rencor y puedo hablar con el hígado, como sentirme visceral y demasiado subjetivo, pero he visto que todos los 'opinólogos' y sabios de la política mexicana lo hacen (creo que a Loret de Mola le darán un doctorado en la Universidad Autóctona de Glasgou, Glasgala, que pertenece a la dinastía Ortiz Ortiz y es humana y "por la cultura a la justicia social").

Opino de esta manera, es la única forma que conozco. Inclusive Rosalinda Muñoz me lee (o eso creo), y eso que la critiqué mucho durante su mandato. Recuerdo cuando ella salió muy preocupada de la tesorería y me dijo: Cuida la presidencia, es de nosotros los tlaxquenses. Era cuando René Lazar (poblano) recibió a nombre de Jorge Rivera la presidencia municipal, la famosa entrega-recepción; fue cuando aquél era el dolor de cabeza de los salientes y de los que entramos a esa nueva administración.

Bonitos tiempos. Todavía trabajando dentro de la administración de Jorge Rivera me atreví a criticarlo y analizarlo; y ahora lo puedo hacer. Nos quedaron a deber mucho: Todos. No bastan obras grandes ni proyectos rimbombantes, necesitamos que nos hagan productivos y sustentables. Ixtenco vende directamente a los compradores el maíz y frijol que cosechan, no hay intermediarios, no sé si el gobierno los ayudó o el antropólogo Cornelio o fueron todos, pero lo que cosechan lo venden ellos mismos. 

Tlaxco no es así, ni siquiera cuando hacemos los festivales del pulque somos capaces de vender lo que cosechamos, y no porque no tengamos algo que ofrecer, sino porque no hemos visto la gran oportunidad que está allí y por la cual luchamos unos cuantos. Finalizando el primer año del señor Rivera me callé, las cosas se ponían muy difíciles para los que analizan, critican y proponen, era mejor callar y que el silencio dijera todo; pero valoró mi trabajo y me mantuvo allí. Y menciono esto porque hay quienes miran lo que vale la pena, no lo que la pena quita. 

Hablando de anécdotas de la política tlaxquense, me ha pasado de todo, recuerdo a un señor que me juzgó en la redes sociales por hablar mal del PRI y morder la mano que me da de comer. Defendía a ese partido como si ese partido lo fuera a beatificar, pero hace unos días ese señor se registró como candidato de Morena a una presidencia auxiliar. Eso es morder la mano que te dio de comer, es traición. Eso es no tener ideología y no saber absolutamente nada de política. Yo nunca he defendido a un partido, y menos ahora, porque nada más haces el ridículo, mejor defiendo mi ideología política.

Otra anécdota que tengo es cuando repartimos las calaveritas, nos hicieron firmar una carta compromiso de que no volveríamos a repartir propaganda política. Ignorantes, las calaveritas es una tradición, no es publicidad partidista. Además, el documento era contra la libertad de expresión (me recuerda a un convenio que me hicieron firmar estando ebrio, dicen que tenían miedo de que me fugara a Timbuctú, mi sueño de viajar a ese lugar data de hace mucho). Nadie, ni siquiera un presidente municipal que desconoce de cultura, puede callarnos. Pero disque nos callaron, aunque la verdad es que decidimos no volver a realizarlas porque ya no había sorpresa. Silvestre Velásquez era el presidente y su hermano estaba como subdirector o comandante, no sé. El asunto es que con éste alcalde pude hacer muchas cosas por la cultura y continuar mi camino en la promoción cultural.

Decía el famoso Tobi (D.E.P.): "Pendejos, todavía de que los hacen famosos, se encabronan..." Y sí, la sátira política y el humor político siempre han existido, sólo que no la saben aprovechar; hasta en la comida se molestan de que se les dice: "Ni las boronas dejaste." Pero lo que ignoran los "políticos" de ahora es que existe el debate y este debate surge de estos comentarios que hacen reír: "¿Se te olvidó algo?"

Ya empezaron las campañas, Diana Torrejón ya se presentó, la única candidata oficial, no he visto que alguien más alce la mano. Hay que esperar, a ver quién más se hace con la candidatura oficial de un partido o alianza. Pero me pregunto: Además del PRI, ¿quién apoya a Diana Torrejón? Porque Michell Brito, a la que aplica: "Ni las boronas dejaste...", tiene para ella todo un ejército.

0 COMENTARIOS:

Entradas populares

Directorio

Bolsa de Trabajo

 

Vistas a la página totales

Santoral

Horóscopo

Share

Ads Banner